MINIMALISMO

Leí (ya no recuerdo dónde) que para dejar que lo importante llene tu vida, hay que aprender a deshacerse de lo superfluo.

 

En mi caso concreto soy una desordenada declarada con muchos años de práctica a mis espaldas (mi madre lo puede corroborar para su desgracia) pero he conseguido aprender que el orden me hace sentir muy bien.

 

¿Cómo puede ser que si el orden me hace sentir bien no lo buscase activamente?

Aún lo estoy estudiando pero sé que me hace sentir bien, y sé cómo ser ordenada.

Soy ordenada cuando tengo pocos objetos. Puede que esa sea la explicación.

Crecer es acumular objetos y no es fácil aprender a deshacerse de ellos y de los significados que les otorgamos, pero en mi opinión hay que probar a hacerlo. 

Liberar espacio de los armarios, de los cajones, te los estantes y de tu mente.

 

¿Cómo empezar?

Para mí la forma más fácil es escondiendo todo lo que no has utilizado en la última semana, y probando a vivir así. Una semana más, otra… 

Y cuando haya pasado un mes, todo lo que NO has utilizado, debería tener un nuevo destino.

Quizá ser un regalo para alguien que lo utilice más que tú, o una donación a alguna institución que le dé un nuevo uso. 

 

No es nada fácil deshacerse, así que probablemente te engañes a ti misma y te deshagas solo de algunas cosas, pero ya habrás ganado algo.

 

Creo que los años en Singapur han sido muy positivos para entender esto por el mero hecho de no tener estaciones. Utilizar durante todo el año la misma ropa facilita mucho entender cual es más versátil y cual es “muy X pero no utilizas nunca”: 

 

También creo que al final en España hacía algo similar, pero añadía más capas de ropa en invierno (el jersey o el chaquetón) y cambiaba el calzado, pero la mayoría de la ropa que “utilizo de manera efectiva” era muy poca en relación a la cantidad de ropa que llenaba mi armario de “porsis”.

 

Además, dejando la parte de la ropa a un lado, algo que ocurre cuando acumulamos demasiado “loquesea” es que acabamos por no saber ni qué tenemos.

 

Lo tenemos, sabemos que está por ahí, en algún cajón, pero no lo utilizamos porque lo hemos olvidado. Hacer estas revisiones de lo que utilizamos durante un mes te dará una visión clara de lo que es importante para ti.