BLOG
  • Andrea Rodríguez

Normalidad: Alimentación


Es “normal” hoy en día ingerir mayor proporción de productos industriales que de alimentos. Un desayuno “normal” incluye pan de molde (o barra ultracongelada), mermelada, margarina, Colacao, leche pasteurizada desnatada y zumo de brick.


Ante esta perspectiva, la persona que en lugar de zumo de brick toma zumo natural, ya considera que “se preocupa por su salud”.


Normales son los noodles en bote a los que añadir agua, las pizzas precocinadas, y las croquetas ultracongeladas y anormales son los que compran ingredientes y cocinan (“¿Cómo voy a tener tiempo para cocinar?”).


Normal es que la vida de los niños esté llena de azúcar, que se consuman bebidas azucaradas como si fuera agua, que comamos en horarios establecidos independientemente de que tengamos o no hambre.


Evitar los dulces (excepto en ocasiones señaladas) es "hacer dieta", no consumir bebidas azucaradas es "preocuparse demasiado" y esperar a tener hambre o ayunar es un exceso de celo.


Normal es que los niños lleven al colegio galletas, un bollo de chocolate o uno de crema y un yogur azucarado para beber o un zumo con azúcares añadidos.

Anormal es que lleven fruta o un bocadillo y agua.


Normal es tener diabetes y caries.


"El tiempo es muy valioso" y malgastarlo en cocinar es un exceso.

Mejor ganar tiempo ahora para poder disfrutar nuestras enfermedades futuras en todo su esplendor.