BLOG
  • Daniele Gennara

Un nuevo libro. Encuentro entre historia y tecnología ​

Como dijo un querido profesor mío el verano pasado: "Diablo, Satanás, belzebú, llámalo como quieras; en cada época el mal aparece al mundo de una manera diferente: actualmente es la informática".

Esta pasión resonó en una tarde de verano, a la sombra de los pinos de la montaña, condenando a los libros electrónicos.

Todavía tengo en mi cabeza el eco de esas palabras apocalípticas, amplificadas por cada vez que enciendo el libro electrónico que tengo en mi maleta. Hoy, después de dos meses de uso y con un poco de vergüenza colaboracionista, pienso que "en general no son tan malos".

Al principio es extraño leer de otra manera. Después de toda una vida hojeando libros de repente no hay páginas físicas y ni siquiera la unidad de medida'página', ya no existe el objeto del libro que ocupa la biblioteca de casa. Usted sólo compra una licencia de uso - el servicio ofrecido por una empresa, se subraya de una manera torpe con un toque no con la agilidad de un lápiz y cuando la batería termina no se puede leer. Todas cosas demoníacas.

El hábito me ha acostumbrado a todo esto, y ha hecho más: ahora aprecio el diccionario instantáneo, los extractos gratuitos, la compra inmediata y, más simplemente, la portabilidad.

Informática. Diablos. Futuro.


En Otras inquisiciones, obra de aquel hombre precursor hipertextual llamado Borges, hay un capítulo titulado Del culto de los libros. En la introducción Borges menciona cómo algunos de los autores más ilustres de la antigüedad testimoniaron contra el valor de la palabra escrita, contra el libro como objeto soberano de la cultura, permaneciendo a favor de la palabra oral.

Cito a los opositores, sin verificar la verdad pero con plena confianza en el resumen del argentino: Pitágoras, Platón, Clemente de Alejandría, Jesús.

Hoy parece impensable que un objeto de fama tan sagrada como el libro, que ha producido una categoría humana muy extendida en todos los rincones de la tierra y que responde al nombre de "los bibliófilos", del que el propio Borges fue uno de los representantes más convencidos, sufriera un fuerte ataque discriminatorio durante sus primeros años de vida. Sin embargo, así fue.

El autor enuncia las críticas atribuidas al libro: es un objeto muerto porque no responde a las preguntas que se le hacen, no puede decidir quién lo lee mientras el maestro elige a su discípulo, un libro puede ser malinterpretado por un lector malvado o estúpido mientras que el oráculo se expresa en términos apropiados para la persona que está frente a él.


Si los opositores, desde el fondo de sus tumbas, todavía hoy no aprecian la palabra escrita, mi hipótesis es que la paz, si no está cerca, no es ni siquiera imposible.

Permítanme explicarles: si la informática moderna es una ciencia inmadura cuyo desarrollo actual no goza de una potencia y una madurez que sólo en las décadas, o siglos, logrará alcanzar, entonces el libro electrónico que tengo en mis manos es sólo un crudo prototipo de su glorioso futuro.

El nuevo libro de mañana reunirá el pasado y el futuro, palabras orales y escritas.

Adaptará su contenido en relación a la persona que se encuentre delante de él, asegurándose de que, al cambiar las palabras, el mensaje permanezca intacto.

Puede ser un libro abierto a todo el mundo o, si el autor tiene el motivo, no puede ser consultado. Se compondrá de muchas respuestas que el autor puede aplicar al texto y sólo cuando un lector haga una pregunta se procesará la justa respuesta.

En resumen, será un objeto nuevo, profundo, multiforme y de múltiples estratos.

¿Seguirá pareciéndose a un artefacto infernal o acercará al hombre a lo divino, como lo hará la inmortalidad?

Mi apuesta es a favor de una paz que se ha esperado durante demasiado tiempo: la historia perdonará a la tecnología, la tecnología aprenderá de la historia.